¿Cómo conseguir la motivación para hacer ejercicio?

Todos sabemos que la práctica moderada de ejercicio físico nos ayuda a
llevar un estilo de vida saludable, sintiéndonos con más energía y
mejorando los resultados de cualquier plan de adelgazamiento.

Cuando hacemos dieta, si conseguimos hacer algo de ejercicio regularmente, nuestros resultados mejoran muchísimo, perdemos peso más rápidamente, los músculos se endurecen y mejora mucho nuestro el aspecto general.

Sin embargo, a veces es difícil cumplir con un plan de
ejercicios, o bien por falta de tiempo o bien por falta de implicación.

El sofá y la televisión a veces ganan la batalla y nos cuesta encontrar la motivación necesaria para movernos. Así que te vamos a dar unas ideas que espero que te ayuden:

1. Piensa en las ventajas que tiene la práctica de ejercicio:

  • Mejora tu imagen
  • Te permite compartir una actividad divertida con tu familia y amigos
  • Ayuda a liberar tensiones y mejora el manejo del estrés
  • Ayuda a combatir y mejorar los síntomas de la ansiedad y la depresión
  • Aumenta el optimismo y la positividad
  • Es el mejor aliado para acompañar una dieta para bajar peso.

2. Diviértete practicando deporte

Hacer
ejercicio no debe implicar sacrificio y dolor necesariamente. Cuanto
más agradable sea la práctica y más divertido sea el deporte elegido,
tanto más motivadora será su continuidad.

Es decir, que salir a
caminar por un parque, o caminar en familia o utilizar una cinta
andadora mientras se disfruta de un entretenido programa de televisión o
de la música favorita, pueden ayudar a amenizar el entrenamiento.

3. Mejor con música

La música anima a todo el mundo y ayuda a ponerse en forma: da energía, vigor y ganas de hacer ejercicio.

Si quieres enfrentarte al deporte con mejor humor, es mejor hacerlo con música.

4. Treinta minutos diarios

Para
sentirte bien y endurecer los músculos no necesitas hacer tres horas de
deporte al día, con treinta minutos es suficiente. Con este tiempo
notas importantes mejoras en tu salud, aumenta tu sensación de
bienestar, consigues tener mayor energía y se liberan endorfinas que son
sustancias químicas relacionadas con el placer.

Lo importante es
mantener la regularidad, haciendo todos los días al menos media hora de
actividad, y no dejar pasar los días y “matarse” un solo día caminando
tres horas.

5. Hazlo en compañía

Pídele a un amigo que te acompañe. Hacer ejercicio en compañía ayuda a mantener la constancia, la motivación y el entusiasmo.

6. Haz ejercicio con las actividades diarias

Haciendo
las tareas cotidianas, también se queman calorías y se tonifican los
músculos. Así, por ejemplo, pasar la aspiradora durante media hora
consume 57 calorías, lavar los platos (en el mismo lapso de tiempo)
quema 39 calorías, barrer 33, lavar ropa 40, planchar 46, bajar
escaleras 102, subir escaleras 262.

También puedes caminar para
mantenerte en forma. Pasear regularmente es un hábito excelente para
todas las edades, que permite quemar entre 90 y 150 calorías por hora,
de acuerdo a la velocidad. Hacerlo con regularidad reduce el riesgo de
sufrir enfermedades cardíacas, controla el peso, fortalece los músculos,
mejora el equilibrio físico, mental y contribuye a la conciliación del
sueño. Además, se trata de una actividad simple, económica y segura.

¡No
lo pienses más! encuentra tu motivación y diseña tu plan de ejercicios.

 

¡No te arrepentirás!

 
 
 
 
Recibe nuestro mini ebook “13 indispensables que no pueden faltar en tu maleta de #mamaadieta”


y nuestro curso gratuito que recibirás en tu buzón de correo.
 
Con ideas, consejos y muchas razones para que recuperes tu peso sano de cara a tu nueva vida que empieza.
 
Clica aquí, date de alta y recíbelo en tu buzón de correo.
 
 

Deja un comentario